Alumnos de CLL en el laboratorio culinario. Foto cortesía del SBCC Center for Lifelong Learning.

Alumnos de CLL en el laboratorio culinario. Foto cortesía del SBCC Center for Lifelong Learning.

¿Quieres disfrutar de una fiesta estilo cajún en la playa mientras aprendes a freír bagres y preparar gumbo? ¿O qué tal practicar ejercicios de Mindfulness para la armonía, la salud y la felicidad? ¿Aprender a tocar la guitarra, ponerte en forma con Zumba, o trabajar con madera? En el SBCC Center for Lifelong Learning (CLL), de SBCC todo esto es posible, y más. Con más de 375 clases cada periodo escolar divididas en 25 áreas de programas diferentes, los estudiantes tienen una variedad de opciones para mantener su cuerpo y su mente en movimiento. Y con la ayuda para matriculación de la Fundación SBCC las clases son accesibles para toda la comunidad de Santa Barbara. “Considero que esta es una extraordinaria oportunidad —brindada por la universidad y apoyada por la fundación— para todos los miembros de la comunidad”, asegura el director ejecutivo del CLL, Andy Harper. “El CLL es un verdadero tesoro que forma una parte integral de la vida de las personas”.

El CLL es uno de los programas de educación comunitaria más completos del estado y ofrece grandes recursos a la comunidad de Santa Barbara. El centro siempre está abierto a recibir comentarios y sugerencias para clases nuevas, lo que se traduce en un 15-20 por ciento de nuevas clases en cada ciclo. Las clases son impartidas por maestros que son expertos locales y son tomadas por miembros de la comunidad local, dando como resultado un verdadero ambiente comunitario. “El CLL es definitivamente un programa impulsado por la comunidad”, dice Harper. “Parte de nuestra visión es hacer del CLL el centro educativo, cultural y comunitario de Santa Barbara; un lugar donde los estudiantes y maestros pueden hacer amigos y frecuentarse con regularidad. Es un objetivo que va más allá del aprendizaje, ya que las personas se reúnen aquí y dan vida a una comunidad”.

sewing-lab

El renovado laboratorio de costura en el Center for Lifelong Learning de SBCC. Foto cortesía de la Fundación SBCC.

La Fundación SBCC ha apoyado al CLL desde hace mucho tiempo, y recientemente trabajó con donantes para restaurar los laboratorios culinarios y de costura. Ahora los estudiantes de cocina pueden utilizar las nuevas y estupendas superficies para cocinar, almacenar los alimentos en un refrigerador totalmente nuevo, y observar la estación de trabajo del chef desde dos enormes monitores montados en las paredes. Los estudiantes de costura se benefician de una amplia aula con iluminación de última generación, enchufes especiales para todas las máquinas de coser, así como de un sistema EV. Detrás del laboratorio de costura se encuentra un salón de gran tamaño donde los estudiantes pueden trabajar o almacenar artículos. Además, durante mucho tiempo la fundación ha apoyado grandes eventos en el CLL, como Mind & Supermind, una serie de conferencias sobre psicología transformacional, y la Conferencia de Comunicación No Violenta, que se centra en la comunicación compasiva. “Tomar clases en la CLL me proporcionó una estructura, una comunidad de amigos y una pasión”, menciona la estudiante Linda Mutti. “Recomiendo a todos tomar clases en el centro, ya que los instructores son fantásticos. No solo es una maravillosa oportunidad, sino una experiencia que cambia la vida”.

Para los estudiantes con barreras financieras, el CLL ofrece ayuda en forma de tres matrículas de asistencia cada año por un monto de hasta $125. Los estudiantes pueden presentar su solicitud en línea o completar una solicitud en los campus de Schott o Wake. Cuando la ayuda financiera es otorgada, es ingresada en la cuenta del estudiante como un cupón electrónico que se puede utilizar a discreción del estudiante. “Nuestro objetivo es mantener la más alta calidad de clases posible y al mismo tiempo mantener los costos relativamente bajos”, dice Harper. “Estamos muy agradecidos por las donaciones y por nuestros generosos donantes. Y estamos especialmente agradecidos por toda la asistencia que recibimos de la fundación, incluida su ayuda para financiar las matrículas de asistencia”.

Con evidencia que vincula la importancia de ocuparse de un desarrollo cerebral más rápido, el CLL proporciona un recurso crucial para que los residentes de Santa Barbara continúen ejercitando sus mentes sin importar en qué etapa de la vida se encuentren. “Me he dado cuenta de que el Center for Lifelong Learning es de gran importancia en la vida de muchas personas”, señala el profesor de CLL, Spencer Sherman. “Ofrece una forma de enfocar su energía, una oportunidad de continuar con la estimulación y el crecimiento y, quizá lo más importante, un sentido de comunidad“.